Hoy decido parar

En la política, como en la vida, además de saber ganar y de saber perder, hay que saber hacer algo mucho más importante: saber parar. Decir que dejo la política sería como decir que dejo de ser persona: es imposible. La vocación de servicio que me convocó desde muy joven a militar en la política, es la misma vocación de servicio que mantengo inalterable. Pero he decidido este año no ser candidata a concejal porque mi vida personal, mi rol de madre, de esposa y de mujer, me convocan. Y siempre dije que quienes trabajamos en política debemos darlo todo, las 24 horas del día, los 7 días de la semana. En un país como la Argentina, con menos de eso, no alcanza.

Seguiré acompañando desde otros lugares a Rivadavia Primero, porque siempre va a ser mi espacio político, porque siempre mi corazón va a estar ahí. Porque confío en un modelo de gestión que, aunque hoy parece evidente, hace más de dos décadas vino a reemplazar a un modelo nefasto. Seguiré peleando siempre por los jóvenes, porque creo en la renovación -en la renovación en serio-, como motor impulsor del cambio que nuestro País necesita. Seguiré al lado de cada emprendedor, desde mi rol en el CEFER, como lo estuve desde mi lugar en el Concejo Deliberante. Seguiré al lado de cada vecino del partido de Rivadavia que tenga una necesidad o un proyecto. Seguiré en las calles, golpeando las puertas de cada cuadra del Distrito. Seguiré porque la vocación de servicio es infinita; porque para quienes la llevamos en la sangre de verdad, eso trasciende a los cargos que ocupemos.

El Gracias es enorme. A los vecinos de Rivadavia, a mis compañeros del HCD (de todos los colores políticos), a Javier y a Sergio como las cabezas del proyecto, a Jorge Pablo, a Fabiana y en su nombre a cada persona experimentada que creyó en mi desde el primer día, a pesar de mi juventud. Pero especialmente a mi familia, a la que hoy elijo dedicarle mucho más de lo que le pude dedicar en los últimos años.

Hay honores a los que no se renuncia jamás, como el haber sido representante de los vecinos del partido de Rivadavia. Por eso simplemente es una pausa en un cargo público, pero jamás en mi compromiso con quienes me eligieron y me honraron con su voto. Por eso nos volveremos a ver, siempre, al lado de cada uno que tenga una necesidad. Porque el deseo de querer un Rivadavia cada día más grande y cada día mejor, no depende de ocupar o no una banca de concejal.

Por todo eso, hoy decido parar.

¡Gracias!

Concejal de Rivadavia Primero.

Suscribite a nuestro Newsletter
Suscribirme