Arata: “El Presidente no tiene vocación de dialogar”

La diputada del FR se refirió al llamado al diálogo del gobierno nacional. "La única obsesión del presidente Macri y su asesor Jaime Durán Barba es la publicidad", manifestó.

12 de Mayo

La diputada provincial por el Frente Renovador Valeria Arata se refirió al llamado al diálogo del presidente Macri y manifestó: "El Presidente no tiene vocación de dialogar y buscar consensos en pos de la Argentina, sino que solo busca fotos y eslóganes con un objetivo electoral".

Y la legisladora por la Cuarta Sección Electoral agregó: "La única obsesión del presidente Macri y su asesor Jaime Durán Barba es la publicidad, así ha sido durante estos casi cuatro años, y lamentablemente no hay ningún indicio de que esto vaya a cambiar. El primer dirigente en la Argentina que buscó construir un consenso alrededor de diez políticas públicas fue Sergio Massa en el acto del 2 de abril, y fue a partir de esta propuesta que el Gobierno, de manera oportunista, decidió mostrarse abierto a convocar a la oposición".

"Lamentablemente la convocatoria de Macri fue incorrecta desde el comienzo. Antes que los dirigentes, se enteraron los medios de comunicación, la convocatoria fue sesgada en pos de profundizar la grieta y acotada a temas puramente electorales que solo interesan a la relación del Gobierno y el FMI", consideró.

"Nosotros creemos que es necesario construir un acuerdo político centrado en medidas inmediatas y urgentes para resolver la grave situación económica y social de la mayoría de los argentinos. Es absolutamente urgente incluir temas como el aumento de la pobreza y la desigualdad, la falta de empleo y salarios de calidad, el profundo cambio que necesita nuestro sistema educativo, la grave situación de los jubilados, la emergencia de las pymes y de todo el tejido industrial", advirtió.

"La situación de crisis a la que hemos llegado los argentinos es producto de los errores en política económica que ha tenido este gobierno, y de la falta de diálogo y capacidad de debate que han mostrado con la oposición. El presidente debería convocar a un diálogo real, amplio e inclusivo, un debate con garantías de transparencia, participación igualitaria y carácter abierto. Comenzando por reconocer sus propios errores y realizando una necesaria autocrítica. Sin embargo, dudamos si el Gobierno está preparado, o solo pretende entretener y consumir tiempo con consignas electorales", cerró.