Cómo impacta la crisis en la Cuarta: Las medidas que tomaron los intendentes para afrontar las turbulencias

En medio de las dificultades que atraviesa el país, las comunas de la Cuarta no son ajenas a los embates económicos de la coyuntura, razón por la que los mandatarios de los distintos arcos políticos se ven obligados a "ajustarse el cinturón" y establecer prioridades. Entre el optimismo y la desazón, los alcaldes buscan sortear la crisis y salir lo más ilesos posibles.

12 de Septiembre

En un contexto de recesión, con inflación acelerada, escalada del dólar y especulación, el Gobierno Nacional reconoció la "emergencia" y anunció medidas que impactan de lleno en las economías provinciales y municipales, donde con cambios sobre la marcha, las diferentes gestiones deben "barajar y dar de nuevo", en un fino límite que les permita sortear los embates económicos con las menos consecuencias posibles.

En la Cuarta Sección, a los alcaldes opositores que se atribuyen el haber anticipado lo sucedido, se sumaron los mandatarios oficialistas que, en línea directa con Nación y Provincia, reconocieron las dificultades y se vieron obligados a tomar medidas concretas para atender las urgencias, derivadas del impacto de la crisis y los consiguientes recortes como el Fondo Sojero o la Coparticipación.

En el caso del distrito de Carlos Tejedor, tal como el intendente Raúl Sala lo expresó a Cuarto Político, el Municipio anunció un nuevo aumento del 10% para los trabajadores "obreros", estableció prioridades y apeló a manejarse con "cautela". "En una semana hubo que suspender mucho de lo pautado y aflojar el acelerador porque los cambios en la economía nacional están siendo bruscos", subrayó, al tiempo que garantizó la continuidad de las obras y adelantó ajustes en áreas como Cultura o "en eventos que no son imprescindibles".

Por el lado de Trenque Lauquen, el intendente Miguel Fernández apeló al impulso de programas de empleo joven y capacitación, con prioridad también en la contención social y el refuerzo alimentario. "Estamos agudizando el ingenio para, en línea con la Gobernadora, tratar de contener a la gente, ayudar y resolver el problema de la diaria", remarcó a este medio.

"Hoy el gran problema que tenemos los intendentes es que se genere empleo y, por lo menos acá, la mayoría de la gente que pide esta dispuesta a devolverlo con trabajo. Estamos tratando de vincular la cultura del trabajo con la ayuda", amplió.

En tanto, en General Villegas el jefe comunal Eduardo Campana relativizó la situación y, si bien señaló que en reuniones con Hacienda se planificó el ajuste "de algunos gastos", aseguró que "no es una situación compleja para un municipio como el nuestro que veníamos de dos años de inundación". También recordó que, ya a fines del 2017, se había avanzado en la disminución de gastos en el municipio, "con el recorte de las secretarías y la reducción en la planta de los funcionarios".

En la misma línea, el alcalde de Junín, Pablo Petrecca, afirmó que la realidad local "no escapa a la situación nacional" pero que hay "algunos matices", y mencionó por ejemplo la apertura de nuevos comercios. Sin embargo, admitió también que hubo que reforzar la ayuda social y la asistencias a las empresas.

En cuanto a Florentino Ameghino respecta, el intendente Calixto Tellechea reconoció a este medio "que hay que ajustar el cinturón" y que los municipios tienen que colaborar con Provincia y Nación". Además, adelantó que, desde el municipio hay que ajustar el presupuesto para el año que viene, "porque viene alguna escasez de fondo".

Por otra parte, el jefe comunal de General Pinto, Alexis Guerrera, manifestó el rechazo a las medidas económicas del Gobierno, como la quita del Fondo Sojero y los tarifazos, y criticó que, al tiempo que aumentan los gastos, disminuyen los ingresos del Municipio por los recortes. También habló de que la gestión se ve obligada "a ajustar por un lado, para sostener lo importante", donde puso de ejemplo la Salud.

Al mismo tiempo, el intendente de Leandro N. Alem, Alberto Conocchiari, también mostró su postura crítica a las medidas tomadas por el Gobierno y aseguró que el Municipio, "es la primera ventanilla donde la gente recurre en estos momentos a pedir ayuda para pagar los servicios, a pedir medicamentos, empleo y alimentos". En este marco, anunció un bono extra para los municipales durante los meses de octubre y noviembre, "para paliar el gran daño que el descontrol de precios y tarifas, como la economía toda, causa en los ingresos de los trabajadores y jubilados en general".

Por último, el mandatario de Carlos Casares, Walter Torchiodijo estar "muy preocupados por lo que está pasando hoy en el país”, y se refirió al "cambio de lógica en relación a lo que se venía haciendo y lo que se está haciendo ahora", donde puso como ejemplo que "hace 6 ó 7 años atrás se alentaba mucho a la gente para que fuese por la nueva línea blanca que era comprar la heladera, el lavarropas, y hoy es muy difícil por un gasto de energía decirle que empiece a lavar a mano".

De esta manera, confirmó un adicional para octubre posiblemente de $500 por presentismo y productividad para todos los empleados municipales, excepto los jerárquicos. "Va a ser algo fijo, nosotros no damos cosas por única vez", aclaró, al tiempo que recordó el aumento del 3% planificado para noviembre.