Lago y Guerrera criticaron la intervención del PJ Nacional y cuestionaron al Gobierno

Tras la decisión de la jueza Servini de Cubría de intervenir el PJ y designar a Luis Barrionuevo como interventor, los intendentes de la Cuarta cuestionaron la utilización de la Justicia por parte del oficialismo, y consideraron que tiene como fin excluir al Partido de la contienda nacional.

11 de Abril

En consonancia con el repudio generalizado de los dirigentes provinciales del PJ por la intervención del Partido conducido a nivel nacional por Luis Gioja, decisión en manos de la jueza federal Servini de Cubría, los mandatarios opositores de la Cuarta criticaron la medida y apuntaron en duros términos contra el Gobierno de Cambiemos.

El intendente justicialista de Alberti, Germán Lago, aseguró que la intervención y la posterior designación del sindicalista Luis Barrionuevo "es una gran cortina de humo que les sirve para seguir tapando el impacto terrible en el bolsillo de los argentinos, que sus medidas están ocasionando". Además, aseguró que no es casualidad porque se da en un contexto “cuando el peronismo se está reorganizado y cuando la imagen del gobierno está en baja".

De todas maneras, consideró que la mejor manera de sortearlo es "con inteligencia y organización política" y que sería importante poder capitalizarlo y generar las bases para la construcción de un Frente Nacional. "Esto tiene que dar más ganas porque es otra provocación más, pero no se dan cuenta que el tiempo que disponen para el cambio no es infinito”, apuntó.

Por otro lado, el jefe comunal de General Pinto, Alexis Guerrera, dejó entrever que la intervención tiene que ver "con excluir al PJ de la contienda nacional porque es el gran opositor.

Al mismo tiempo, cuestionó la actitud de Cambiemos "de utilizar una vez más a la Justicia como instrumento para bloquear a sus opositores políticos”, y criticó la falta "de un argumento razonable a la vista, porque con esos mismos argumentos debería estar intervenida la UCR que ha tenido escisiones de Stolbizer por un lado, Carrió por el otro y sin embargo esas divisiones nunca significaron motivo alguno para intervenirlo”.