Sin solución en el corto plazo, provincias debatieron en la Corte sobre La Picasa

Representantes de las provincias de Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires y funcionarios del Gobierno nacional se reunieron  en una audiencia de mediación convocada por la Corte Suprema de Justicia, a raíz de la emergencia hídrica.

8 de Noviembre

Representantes de las provincias de Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires y funcionarios del Gobierno nacional se reunieron hoy en una audiencia de mediación convocada por la Corte Suprema de Justicia, a raíz de la emergencia hídrica generada por el desborde de la laguna La Picasa, y coincidieron en avanzar hacia una “salida múltiple” del agua al Río Paraná.

Falta de obras, canales clandestinos, fenómenos climáticos y problemas de coordinación entre los distritos, fueron algunos de los ejes que se debatieron y que tuvo al subsecretario de Infraestructura Hidráulica bonaerense, Rodrigo Silvosa, como principal exponente por el Gobierno de María Eugenia Vidal. Si bien trazó la necesidad de avanzar en un trabajo en conjunto entre las partes, para santa Fe no hay una solución en el corto plazo.

Según Silvosa, atribuyó el origen de la problemática a “la falta de coordinación” entre los distritos implicados. “Durante estos años no ha habido una coordinación entre las distintas provincias, no hemos logrado en los últimos 20 años en dar una solución completa”, explicó el funcionario al ser consultado por los ministros de la Corte Ricardo Lorenzetti, Juan Carlos Maqueda, Elena Highton de Nolasco y Horacio Rosatti.

“En los últimos años los comité de cuenca no han funcionado adecuadamente. El Comité Interjurisdiccional de la Región Hídrica del Noroeste de la Llanura Pampeana se firmó el año pasado cuando la Corte había pedido que ocurriera en 1985”, dijo, al apuntar a los gobiernos que precedieron a Vidal en la provincia. “Confiamos que la conclusión de las obras en el marco de los estudios y la coordinación con las otras provincias nos van a permitir armar un sistema de defensa contra los excedentes hídricos”, completó. 

Los especialistas consideran que la laguna La Picasa creció 35 veces desde 1985 hasta la actualidad. Pasó de tener 1400 hectáreas hace 32 años a una enorme masa de agua que hoy abarca un territorio equivalente a 50 mil hectáreas, aunque su influencia se extiende a un número similar de hectáreas en zonas colaterales. Los excedentes que superan la ruta nacional 7 llegan a Buenos Aires y siempre amenazan con inundar zonas productivas que integran el núcleo dedicado a las campañas granarias.

“No tenemos una solución en el corto plazo”, reconoció el secretario de Recursos Hídricos de Santa Fe, Juan Carlos Bertoni, a la pregunta de Lorenzetti, relacionada con la situación “desesperante” de los vecinos de la laguna. "Dada la situación que tenemos hoy en día, Santa Fe apoya totalmente el análisis de la propuesta de la salida múltiple al Paraná y al Salado", agregó el funcionario, y dijo que por indicación expresa del gobernador, llamarán a un estudio de consultoría para agotar las posibilidades de un estudio de salida múltiple, es decir que se tengan en cuenta los escurrimientos hacia el Río Salado y hacia el Paraná.

"La piscina está llena pero las canillas de desagote son insuficientes”, graficó Bertoni. Sin embargo, esta postura fue relativizada por las otras provincias, en particular por Buenos Aires, que evaluó que las estaciones de bombeo en el norte y el sur de la laguna podrían haber servido para evitar las inundaciones. "La Alternativa Sur tiene el objetivo de regular La Picasa a una cota que nos permitiría, en el período que no tenemos lluvias, evacuar las aguas", dijo Silvosa.

El Gobierno nacional proyecta construir un acueducto de unos 90 kilómetros, que vincula a La Picasa con el Río Paraná para combatir los desbordes de la laguna ubicada cerca de la zona limítrofe interprovincial que, incrementados por las lluvias de los últimos meses, provocaron reclamos recíprocos entre las tres provincias. “Hay que resolver no solo La Picasa, sino todo el territorio en esa zona del país, lo que implica integrar a los canales privados, que son cientos y tienen que ser parte de este sistema integrado, para poder manejar los excesos, con mayor capacidad para adaptarse al cambio climático”, dijo el subsecretario de Recursos Hídricos nacional, Pablo Bereciartúa.